Desde Madrid

España ha puesto en marcha su primer Gobierno de coalición y de izquierda desde el retorno a la democracia. El presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, junto a sus tres vicepresidentas y un vicepresidente, más el resto del Consejo de Ministros, ha jurado su cargo frente al rey Felipe VI.


Después de un debate de investidura muy virulento, y de unas largas y difíciles negociaciones con Esquerra Republicana de Catalunya para obtener su apoyo, el líder socialista ha podido darle forma a un Ejecutivo que asuma el programa progresista que el PSOE y Unidas Podemos delinearon para la próxima legislatura.

La estructura del Gabinete y el perfil de los ministros revelan que Sánchez buscará sostener firmemente el timón político del Gobierno, y, a su vez, el orden de las cuentas públicas. Un doble objetivo que aspira, por un lado, a neutralizar el protagonismo de Pablo Iglesias como vicepresidente; y, por otro, a rechazar la histeria de las fuerzas conservadoras que agitan el fantasma de la crisis económica desatada durante la última presidencia de José Luis Rodríguez Zapatero.

La experimentada Carmen Calvo, mano derecha de Sánchez en la gestión reciente y figura fuerte del ala feminista del Gabinete, ocupará el cargo de vicepresidenta primera con competencias en memoria histórica. Un marco en el que se inscribió la exhumación de los restos del dictador Franco en octubre pasado.

La segunda vicepresidencia será ocupada por Nadia Calviño, quien también será la ministra de Economía. Calviño es la cara más amable del Gobierno con el establishment económico europeo. La importancia de su jerarquía puede interpretarse como un mensaje a los halcones de Bruselas, siempre dispuestos a mantener a raya el déficit fiscal de los países miembro.

Teresa Ribera ocupará la tercera vicepresidencia, que compaginará con su cargo de ministra de Transición y Reto Ecológico. Una muestra de la prioridad que Sánchez quiere imprimirle a la lucha contra el cambio climático, y a la transformación de la matriz energética del país.

Las tres vicepresidentas expresan también el lugar prioritario que el líder socialista reservó para las mujeres en su Gabinete. Y, aunque pueda no ser el objetivo original, también supone un contrapeso estratégico a la figura de Pablo Iglesias. El dirigente de Unidas Podemos será el vicepresidente cuarto, y pondrá en marcha la agenda de Derechos Sociales.

En línea con la jerarquía que se le ha dado a la economía en el Consejo de Ministros, Sánchez eligió a otras dos mujeres con trayectoria en el mundo económico para ocupar los cargos de ministra de Hacienda y responsable de la diplomacia. La primera es María Jesús Montero, que ya estaba al frente de esa cartera, pero sumará la portavocía del Gobierno. Por su parte, Arancha González Laya, dejará su cargo en la Organización Mundial del Comercio para ser la ministra de Exteriores. Esa preponderancia de los perfiles técnicos en el Ejecutivo, es también un signo de precaución ante una economía global que prendió alarmas.

En el equipo de las mujeres se destaca Irene Montero, portavoz de Unidas Podemos. La dirigente se suma al primer Gobierno de coalición para conducir el ministerio de Igualdad. Una cartera que había creado el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, sin suerte para sostenerla en el tiempo. Montero puede destacarse ella misma y a su partido en una agenda, la de la igualdad de género y de lucha contra la violencia machista, de especial preponderancia en el país ibérico.

Del panorama que dibujan los elegidos para el Consejo de Ministros, se desprende que la cuestión territorial -con Cataluña al frente-, no será la máxima prioridad del Gobierno. A juzgar por los diversos programas que presentó el PSOE desde las elecciones generales de abril de 2019, la gran apuesta de los socialistas es la recuperación de los derechos sociales y económicos que los españoles perdieron durante las gestiones del Partido Popular.

Sin embargo, Sánchez se ha reservado algunos nombres de peso para conducir la mesa entre Gobiernos (de España y Cataluña), que se acordó con Esquerra Republicana durante la negociación de investidura. Salvador Illa, número dos del Partido Socialista Catalán, y uno de los artífices del acuerdo con la fuerza de Oriol Junqueras, ocupará el ministerio de Sanidad. Junto a él, estará otro hombre que participó de esas negociaciones, José Luis Ábalos. Una de las personas de mayor confianza del presidente, Ábalos seguirá al frente del ministerio de Fomento. Además, en las arenas del conflicto catalán, Sánchez siempre podrá recurrir a las ayudas de Pablo Iglesias, de buena relación con Junqueras y, en general, con el independentismo catalán.

La jura del Gabinete ha coincidido con la propuesta de la exministra de Justicia, Dolores Delgado, para ser la nueva Fiscal General del Estado. La asociación de Fiscales de España ha rechazado la elección de Sánchez porque supone que la Fiscalía esté “sometida” al Ejecutivo. El Partido Popular, por su parte, ha dicho que recurrirá esa decisión por “ir contra la separación de poderes”. Lo que denuncia la oposición y buena parte de la Fiscalía, es que el líder socialista intentará con Delgado desjudicializar el proceso independentista de Cataluña. Una iniciativa que puede haber sobrevolado en la negociación con Esquerra Republicana, pero que nunca se imprimió sobre un papel.

En cualquier caso, la constitución del Gabinete y la propuesta para la Fiscalía del Estado, son reflejos muy claros del impulso con que Sánchez quiere darle inicio a la legislatura. Sabe que, unos días atrás, las fuerzas conservadoras prometieron trabajar sin tregua para que la primera coalición de izquierda de la democracia reciente naufrague lo antes posible.