El tiempo - Tutiempo.net

Viernes 23 de Agosto del 2019

13-08-2019

PAGINA 12

No culpes solo a Internet

EE.UU.- A raíz de los nuevos tiroteos masivos en Estados Unidos se culpa a las armas, la salud mental, el racismo y hasta los videojuegos violentos.

Pero también el escrutinio público focaliza en el papel de Internet y la forma en que puede radicalizar a las personas que la usan. Sitios web como 8chan, que sirve como punto de encuentro para extremistas y donde varios asesinos recientes han publicado materiales sobre sus ataques --y que fue desconectado a raíz de las últimas masacres--, convive con otros sitios más convencionales que pueden servir como puente de la gente a esas redes más ocultas. 

 El análisis del papel de Internet es bienvenido: sin duda, está cambiando la sociedad de una manera que ni siquiera podemos contemplar, y estamos lejos de considerarlo por completo. Pero precisamente porque ese problema es tan vasto, estamos en peligro de permitir que se vuelva tan grande, vago y difuso que perdamos una oportunidad importante de comprender cómo está cambiando Internet. Es poco probable que prohibir 8chan del acceso tradicional de la web lo elimine por completo. Incluso Cloudflare, la compañía que lo interrumpió, admitió que era probable que surgiera con otro proveedor. 

 Hacer que sea más difícil para esas personas organizarse es un ejercicio que vale la pena, pero es solo la mitad de la solución. Porque la radicalización le está ocurriendo a las personas a través de una vasta red de diferentes influencias, en línea y fuera de línea. Cuando los políticos de todo el mundo están repitiendo la misma retórica que existe en estos sitios web oscuros, es difícil sugerir que Internet sea el único culpable o que expulsar a la gente detenga su trabajo. Estamos en peligro de evitar considerar la radicalización al enfocar nuestra culpa en Internet en toda su vasta complejidad, en lugar de las formas específicas en que se está utilizando.

Si continuamos haciéndolo, podríamos simplemente crear un pánico moral que no hará nada para solucionar los problemas que tanto nos preocupan. La utilidad de los pánicos morales tiende a crecer a medida que se vuelven más vagos: si nadie tiene realmente claro qué son, o de qué manera particular son malos, se les puede culpar por casi todo.

La preocupación por Dungeons & Dragons que convertía a los jóvenes en malvados se desvaneció cuando la gente realmente jugó el videojuego y se dio cuenta de que era fantástico y ni siquiera especialmente violento; el pánico moral por el video en lugar de los juegos de mesa duró mucho más tiempo porque era tan grande y sin forma que la gente podía convertirlo en lo que quisiera. Nada de esto es para decir que deberíamos dejar a Internet sola. Más bien, vigilar Internet es más importante que nunca.

DEJANOS TU COMENTARIO


COMENTARIOS