El tiempo - Tutiempo.net

Miércoles 19 de Junio del 2019

11-06-2019

INFOBAE

El look que complicó a Messi, el gesto ejemplar de Mascherano y las bromas pesadas de Agüero y Tevez: las historias de Omar Souto, el "papá" de la Selección

BUENOS AIRES.- Trabaja en el complejo de Ezeiza desde hace casi 25 años y hoy se desempeña como gerente de Selecciones Nacionales: la intimidad de las estrellas cuando eran jóvenes promesas y las mejores anécdotas, en el umbral del desafío que propone la Copa América

Sucedió en Barcelona, durante la preparación que desarrolló la Selección antes del Mundial de Rusia. En uno de los traslados del plantel en micro, Omar Souto, gerente de selecciones nacionales, dormía con su cabeza apoyada contra un vidrio. Sergio Agüero y Ángel Di María lo advirtieron y les brotó la picardía. Munidos de sus teléfonos móviles para filmarlo, se acercaron y le gritaron: "¡Despertate, che!". Y provocaron el sobresalto del veterano empleado, que terminó golpeándose la cabeza.

"Les dije a los de la marca de ropa que viste a la Selección, les hice publicidad gratis, me tienen que pagar", bromeó, ante la consulta de Infobae sobre aquella situación. Y muchos descubrieron a Souto en aquella escena. Pero en realidad, Omar lleva casi 25 años recorriendo el complejo de Ezeiza. "Empecé trabajando en tareas generales, haciendo de todo un poco. Rubén Moschella (hoy director del predio de Ezeiza) estaba en el Mundial de Egipto con el Sub 20, y me agarraron para la oficina de Selecciones, que estaba dividida entre el centro y Ezeiza. Rubén fue mi maestro, me enseñó todo", pone el mojón en sus primeros días en el mundo AFA.

A partir de allí, se transformó en una especie de "papá" de los futbolistas de la Selección. A muchos de ellos los conoció cuando apenas entraban en la adolescencia, en su tránsito por las juveniles. Hoy los acompaña en la aventura de una nueva Copa América, en Brasil, donde Argentina buscará quebrar el maleficio y volver a ganar el título que a nivel mayores se le niega desde 1993. "El título no se da por esas cosas… Porque muchos de esta camada de la Selección salieron campeones del mundo Sub 20, ganaron las Olimpíadas… Y con Alemania en el Mundial la pelota pasó por al lado del palo. No nos ayudó la suerte. La suerte muchas veces tapa todo. En la Copa América, en la última jugada, hace el gol Higuaín y salíamos campeones. A veces las críticas son injustas. En Estados Unidos, tenías que ver ese vestuario, todos los chicos llorando por haber perdido", defiende a "sus chicos", en charla con Infobae.

-¿En esa final de la Copa América 2016 fue cuando peor los viste? ¿O la derrota en la final de Brasil 2014 fue más dolorosa?

 

-En Brasil estaban mal, pero se había jugado bien, fue una fatalidad perder. Todo el campeonato se había jugado bien, no fue que jugamos mal. En realidad, los chicos se desmoronan más cuando pierden en las juveniles. Escuchás cada cosa y verdaderamente te conmueve.

-¿Cuál fue la primera camada de chicos con la que trabajaste en selecciones?

-Con la Sub 20 que viajó al Mundial de Nigeria, con Luis Zubeldía, Gabriel Milito, Luciano Galetti, todos jugadores que después llegaron alto en el fútbol argentino; venían de salir campeones en el Sudamericano de la categoría en Mar del Plata.

-A la gran mayoría de los integrantes del plantel los conocés desde muy chicos

-Cuando llegan a Ezeiza vienen con 14, 15 años, con miedo, con los problemas de chicos a cuestas, que son solucionables. Y siempre estuvieron muy contenidos, daban el ejemplo, lo mismo que ahora, que nos felicitan en todos lados. Ezeiza es su segunda casa, con la selección fueron pasando muchas cosas que los fueron marcando.

-Recién comentabas que los felicitan en todos lados. Esa línea de darle prioridad al Fair Play se está viendo otra vez en juveniles

-Como cuando en el Sudamericano Sub 17 le ganamos a Brasil: todos los chicos en vez de ir a festejar, se acercaron a consolarlos. Eso es lo lindo.

-Imagino que a todos estos jugadores consagrados alguna vez también los tuvieron que retar.

Sí, a todos alguna vez. Me acuerdo cuando River salió campeón en 2001 con Cavenaghi y Maxi López, vinieron con el pelo teñido a Ezeiza y los mandaron de vuelta a la casa, a que se lavaran la cabeza, si no no podían practicar.

-¿Y te acordás del primer día de Messi con la Selección?

-¿Cómo no me voy a acordar? Llegó acompañado por el padre y el representante. Salió el preparador físico, que era (Gerardo) Salorio y le dijo: 'Si no te cortás el pelo, no podés jugar'. Decí que no le hizo caso, ja. Tenía unas ganas de jugar para Argentina… Me da mucha bronca cuando dicen que no siente la camiseta, no es lo que ocurre. Te digo más, él daría lo que sea por ganar un título con Argentina. Hablando con los dirigentes de España en Mundiales, se acercan y nos dicen: 'Lo tentamos de todas las formas posibles, y nunca quiso aceptar jugar para nosotros'.

-¿De los futbolistas a los que conociste en Ezeiza con quiénes generaste una relación más cercana?

-Con Gabriel Milito, con Javier Lux, con Pablo Zabaleta, con Diego Markic, con Cambiasso, con Carlitos Tevez, que cada vez que me encuentra me hace alguna broma, como Agüero. El otro día me lo crucé en el aeropuerto y me tapó con un sobretodo, no sabía quién era. También con Mascherano, que siempre fue un señor. Me acuerdo que a los 15 años llegó a la Selección incluso antes de sumarse a River. En un viaje, pagué los viáticos. Vino al rato y me dijo: 'Señor, me dio 100 dólares de más'. Si no me lo decía, los tenía que pagar de mi bolsillo. Esas cosas te marcan cómo es la persona en la vida. También con Mercado, que es un pedazo de pan. Con Messi.

-¿Todos ellos daban la sensación de llegar a ser lo que fueron?

-Todos. Tevez, Ustari como arquero, que era una cosa que parecía imbatible. "Chiquito" Romero. Ezequiel Garay, Mascherano, Zabaleta, cualquiera te decía que iban a llegar. Disfrutabas. Lo mismo con Aimar y Riquelme, más atrás en el tiempo. Cuando estaban juntos en juveniles ya eran crack, los veías jugar y eran una cosa de locos.

-¿Y hubo otros nombres que asomaban y no llegaron a ser lo que prometían?

-(Livio) Prieto, de Independiente, lo que pintaba… (Gustavo) Rodas, que jugaba con Messi en Newell's; después se quedó, pintaba para ser crack, debutó en Primera a los 16 años. Tenía cosas de Messi. Era muy bueno.

-En la Copa América no te vas a poder escapar de las bromas

-No hay problema, son todos buenos chicos. Di María también… Y antes estaba el "Pocho" (Lavezzi), que era divino. Fueron muy ingratos con él, decían que jugaba porque era amigo de Messi, pero en todos lados rindió.

 

DEJANOS TU COMENTARIO


COMENTARIOS